Inclusión Laboral y Accesibilidad

persona en silla de ruedas trabajando como empaquetador de supermercadoEl 15 de Junio pasado fue publicada la Ley 21.015 que incentiva la inclusión de personas con discapacidad al mundo laboral en Chile. Dentro de los seis meses siguientes a la fecha de esta publicación deberán dictarse los reglamentos y normas correspondientes, siendo el primer día del mes subsiguiente a la publicación en el Diario Oficial el plazo en que empezarán a regir las exigencias de esta Ley.

¿Qué garantiza esta ley?

  • Una reserva de empleos del 1% para personas con discapacidad o asignatarias de pensión de invalidez de cualquier régimen previsional, en organismos públicos y empresas con 100 o más trabajadores.
  • Respeto a la dignidad de las personas con discapacidad mental, permitiendo que accedan a una remuneración más digna con la base del sueldo mí­nimo.
  • Se prohíbe toda discriminación hacia personas con discapacidad.
  • Las personas en situación de discapacidad contarán con garantí­as en los procesos de selección laboral del Estado. (Fuente)

El trabajo es uno de los derechos y actividades primordiales en la vida de las personas, indispensable para satisfacer las necesidades económicas básicas y poder optar por condiciones mínimas de independencia. Esperamos que estas medidas colaboren en aumentar el acceso de  las personas con discapacidad a puestos de trabajo en igualdad de condiciones y ayuden a revertir su actual restricción de  participación y a disminuir sus niveles de pobreza.

Para asegurar verdaderas condiciones de igualdad y evitar situaciones de discriminación en la aplicación de esta ley hay que considerar la variable de la accesibilidad universal como uno de los principios básicos señalados por la ley 20.422.

persona en silla de ruedas accediendo al metro de valparaisoLa accesibilidad es la herramienta que permite ofrecer igualdad de condiciones a las personas con discapacidad cuando se enfrentan a los quehaceres de la vida diaria y esta condición aplicada a los entornos, productos y servicios son indispensables para una inclusión laboral efectiva.
La inclusión laboral es responsabilidad de todos y podremos influir si somos capaces de visualizar a personas ciegas, en silla de ruedas, sordas o con discapacidad cognitiva,  y determinar cuán capaces son hoy en día de salir de sus casas para ir a  trabajar. Esto será realmente posible cuando podamos avanzar por  veredas con cruces peatonales rebajados y accesibles, sin obstáculos, con semáforos audibles que nos indiquen cuando poder cruzar, llegando al paradero y acceder fácilmente y sin obstáculos para abordar un bus o tomar el  metro, con información universal,  fácil e intuitiva,  con ascensores y/o rampas cuando existan desniveles,  con vagones de metro en donde  las estaciones son anunciadas por voz para saber dónde bajarse, si disponemos de un estacionamiento acondicionado según norma para dejar el auto cercano al acceso de nuestro destino. Llegar al lugar de trabajo con un acceso posible de usar por cualquier persona, un baño donde una silla de ruedas puede entrar y sanitarios bien ubicados…  imaginar  también que recibiste orientación, te preguntaron si necesitabas aistencia, en fin,  hablamos de accesibilidad universal.

persona en silla de ruedas esperando transporte públicoEl transporte público accesible es el principal eslabón para dar continuidad a la cadena de accesibilidad de las condiciones de la edificación y del urbanismo. En Chile, aparte de Santiago, con un transporte accesible “parcial”, no existe ninguna ciudad que cuente con un transporte público accesible. Una Ley de inclusión laboral podrá dar mayores opciones de empleo, pero ¿cómo llegará hasta el trabajo sin un transporte público al que pueda acceder fácilmente?.

Necesitamos una  ciudad  que permita  llegar al trabajo, que acoja a todos  y no solo al ciudadano “estándar”… una ciudad accesible.  Sin accesibilidad universal no es posible la inclusión.

Desde Marzo del 2016 se cuenta con el marco normativo de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones donde el Decreto 50  orienta dónde y cómo  debemos actuar para lograrlo.  Un desafío para el cual todos debemos aportar y ser responsables en el cumplimiento normativo. Sin embargo esta ley implicará un esfuerzo adicional, implementar accesibilidad en lugares que no contemplan hoy en día obligaciones legales de hacerlo como es el caso de oficinas o establecimientos industriales que no prestan atención a público.

La accesibilidad universal debe utilizarse como herramienta en todo proyecto nuevo o infraestructura ya construida, donde las mantenciones o remodelaciones son oportunidades valiosas de adecuación a esta normativa en el avance de crear ciudad y arquitectura a escala humana e incluir su diversidad funcional.

“El Diseño Universal  es la  herramienta para hacer ciudad”.

persona en silla de ruedas vendiendo mercadería en una feria persona en silla de ruedas trabajando en un taller de automoviles persona en silla de ruedas subiendo a un auto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *