Andenes de Paraderos y Ciclovías | Mezcla incompatible para el peatón

Se encuentra en curso la Consulta Pública para modificar el Manual de Señalización de Tránsito. Nos encontramos con propuestas que no cumplen los estándares de diseño universal vigentes y nuestro principal punto de discordancia se refiere al uso compartido de los andenes de paraderos del transporte público con tramos de ciclovías.

Los diseños que exponemos a continuación no reúnen las condiciones necesarias para el cumplimiento de los requisitos de un transporte público accesible, contraviniendo la ley 20.422 sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en la cual se señala y contemplan principios de vida independiente, accesibilidad y diseño universal  (donde uno de sus 7 principios es la seguridad) en relación con el entorno, exponiendo a los peatones al peligro que significa compartir el andén de un paradero con una ciclovía, especialmente si nos ponemos en el lugar de peatones con movilidad reducida, incluyendo adultos mayores, personas ciegas, niños, etc.
A continuación compartimos nuestras  objeciones al proyecto para modificar el DS N°78, de 2012, del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, a través de la Consulta Pública y donde se indican los siguientes cambios:

6.2.4.9 Demarcación de Ciclovía en Parada de Transporte Público
Cuando la ciclovía coexista con una parada de transporte público en la que la subida y bajada de pasajeros se realiza desde y/o hacia una plataforma o zona que comparten ciclistas y pasajeros, en ésta debe demarcarse un paso cebra precedido de las demarcaciones Ceda el Paso, señal de advertencia de Peatones y leyenda LENTO, como muestran las siguientes figuras.  

6.2.4.9 Demarcación de Ciclovía en Parada de Transporte Público

Consideramos que este diseño omite importantes condiciones de accesibilidad:
•    No considera el desnivel  vereda/calzada desde el refugio.
•    Altura del “andén” insuficiente para el trasbordo desde la  calzada al carecer de los 15cm que otorga una vereda, que para este caso sería inexistente,  por lo que al desplegarse la  rampa del bus la pendiente sería mayor al 12%.
•    Diseño inconveniente en especial para personas ciegas al no poder anticipar imprudencia de ciclistas especialmente por velocidad, igualmente para adultos mayores, niños y peatones en general.
•    La acción de abordaje/descenso del transporte público es un punto conflictivo sujeto a peligro y accidentes, agregar el flujo de una ciclovía es sumar un peligro más.

Buscar alternativas como trazados de ciclovías por el lado izquierdo, o por vías alternativas a calles donde circula el transporte público y presencia de paraderos, son algunas soluciones en donde los ciclistas tendrían una mayor seguridad de desplazamiento y los peatones mantendrían la exclusividad de uso en los paraderos como área peatonal, en consecuencia  un diseño más seguro para todos.  Citamos el texto de ley que incorporó la normativa sobre ciclovías a la ley del tránsito y que regula la circulación de bicicletas y otros vehículos del tipo ciclo y que señala:

“Si hay una pista exclusiva para buses a la derecha, en las vías que tienen solo una dirección, los ciclos deberán circular por el costado izquierdo de la pista izquierda.”

Continúa el artículo anterior de la consulta pública: En otros casos, cuando la facilidad para ciclistas se emplaza detrás de la parada de buses, debiendo los peatones que acceden al bus atravesar la pista de ciclistas, es necesario diferenciar los espacios otorgando preferencia a los peatones sobre los usuarios de la ciclovía, por lo que debe considerarse la demarcación de Paso Cebra o un cambio de textura del pavimento. Además, debe demarcarse los símbolos “Ceda el Paso”, la señal Zona de Peatones y/o Proximidad de Paso Cebra y la leyenda “LENTO”. Ver Figura siguiente:

6.2.4.9 Demarcación de Ciclovía en Parada de Transporte Público por atrás

La  alternativa de pasar la ciclovía por detrás del paradero representa también inconvenientes, en especial para personas ciegas, y es un diseño objetado por colectivos de personas con discapacidad en países de Europa. Sin embargo, para casos puntuales, podría reforzarse con la exigencia de algunas medidas adicionales como: obligatoriedad de paso cebra, guía táctil de alerta en los extremos del cruce peatonal, una guía táctil de encaminamiento que dirija a personas ciegas desde la vereda hasta el andén del paradero, más la señales de Zona de Paso de Cebra y la leyenda de “lento” descritas, disminución de velocidad, etc. Representa una alternativa menos peligrosa ya que solo cruza hacia el paradero, distinta situación del caso anterior donde se debe abordar/descender de un bus en plena ciclovía confiando solo en la prudencia de los ciclistas.

Los riesgos en los espacios comunes entre ciclovías y paraderos obliga a utilizar muchas  medidas de señalización y demarcación, lo que refleja una zona altamente conflictiva y peligrosa para el peatón, en especial para los más vulnerables como los usuarios con movilidad reducida.
No podemos dejar de mencionar el riesgo para el peatón en el diseño que se pretende implementar en calle Eliodoro Yañez (Providencia), transformando el área del andén de paraderos, que por años ha sido un área exclusiva del peatón, en una “zona compartida” con bicicletas. Las acciones tendientes a otorgar una mayor seguridad a ciclistas segregando su circulación por vías exclusivas, no debe ser en desmedro del peatón y su seguridad.
“El auto es un peligro para el ciclista,  como la bicicleta lo es para el peatón”

propuesta ciclovía sobre andén de espera en paradero

Propuesta para calle Eliodoro Yáñez: ciclovía atraviesa el andén de espera en el paradero.

 

Por los motivos expuestos, y porque conocemos el trabajo y esfuerzos que el gobierno y muchas organizaciones se encuentra realizando para hacer de nuestras ciudades lugares más amigables, inclusivos y con mejores alternativas de transporte público y movilidad, pedimos a las autoridades responsables NO AVALAR diseños inaccesibles como estos y considerar tajantemente que las ciclovías NO deben compartir áreas de abordaje de los paraderos del transporte público (OGUC Decreto 50 – Ruta Accesible).

En la actualidad la accesibilidad de los paraderos es una tarea pendiente a lo largo de todo el país,  situación que nos debe preocupar para que respondan a la ley y a un transporte accesible.  Diseños inaccesibles como los propuestos  no colaboran para que el transporte público pueda ser usado por todos,  exponiendo a los peatones a riesgos como los descritos y que pueden ser evitados.
Caminar es el mayor modo de desplazamiento en nuestras ciudades y la tendencia es poner el foco en las facilidades para el peatón y su seguridad.

adulto mayor bajando con ayuda y dificultad de una micro en un espacio que corresponde a una ciclovía

Foto: Emol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *